Marcar prefijos

Resultado de imagen de prefijos negativos

Su marido era insufrible, sus hijos, unos inútiles insoportables. Su jefe un desgraciado. Estaba desilusionada, desmotivada. Tan deshecha que ni la crema antiarrugas disimulaba su infelicidad. Cada mañana dudaba invariablemente si descerrajarse un tiro o tomarse una caja de pastillas con el descafeinado. Por eso, el día que apareció en su vida un inapropiado imberbe antisistema que rompió su soledad impenetrable sucedió lo impensable: se largó desmelenada e imparable.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s