En fuga

noah-karris

Fotografía de Noah M. Karris

Te sentaste en mitad de aquella carretera inhóspita, cámara en mano y achicharrándote a pleno sol, solo para sacar el mejor ángulo del horizonte. Eras una perfeccionista, quizás una maniática. Yo ni siquiera me molesté en discutir o gritarte algún insulto. Mascullé para mí “puta tarada” y me largué. Estaba harta de aquel viaje, que al principio nos prometimos tan alucinante y resultó ser un calvario. Comer contigo, dormir contigo, vivir contigo. Recorrer contigo la América profunda a través de la 66 parando en cada recodo de ese camino polvoriento para hacer una foto a cualquier cosa inanimada terminó crispándome los nervios. Así que cogí el coche y pisé el acelerador.

Y desde entonces no he dejado de hacerlo. Conduje como una loca hacia el aeropuerto. Volví a casa. Busqué trabajo, lo perdí, una vez, dos, tres. Encontré uno que me llevó a China, luego a Suecia, Marruecos, Polonia. Distintos países, distintos continentes. Mismo contenido.  Conocí a un Ricardo. Me casé con él. Tuve dos abortos. Me divorcié. Me casé de nuevo con un tal Jörgen y lo dejé por otra. Y a esa otra, por otro del que ya ni recuerdo su nombre. No tengo perro ni gato. Demasiado compromiso. Tampoco una casa en propiedad. Me ataría demasiado, me haría ir despacio.

No he vuelto a saber de ti. A veces, cuando por las noches me emborracho para adormecer mis sentidos, el alcohol me la juega y te recuerdo allí sentada. Porque si algo tienes es paciencia, eso sí. Y dicen que cada año desaparecen cientos, miles, millones de personas en el mundo. Pero yo sé que tú sigues ahí, en ese paisaje desértico. Esperando. Esperándome.

 

Colaboración para Los viernes creativos  https://elbicnaranja.wordpress.com/2017/08/25/viernes-creativo-escribe-una-historia-201/

Anuncios

Para no sentir

FB_IMG_1502530214500

Fotografía de Pedro Riverol Salinas

Galatea se pasa el día acurrucada, olvidada en un rincón. Las lágrimas bañan su rostro contemplando a Pigmalión, embelesado con su nueva estatua. Anoche cayó rendido pero consiguió terminarla. Es perfecta salvo por un detalle: sus ojos se han borrado, como en las otras dos anteriores. No para de dar vueltas por el taller mientras piensa qué embrujo ha sido el causante de semejante desastre. Galatea, desde su escondite, aprieta con fuerza el cincel bajo la túnica y se seca las lágrimas. No va a permitir que a ninguna de sus hermanas le rompan el corazón viendo cómo las sustituyen en cuanto pierden el brillo.

Contribución para Los viernes creativos https://elbicnaranja.wordpress.com/2017/08/04/viernes-creativo-escribe-una-historia-198/

Ligera de equipaje

FB_IMG_1501837779811

Fotografía de  Raquel Rodríguez Suárez

No hay nada como una buena limpieza. Adquirí la costumbre de niña, poco después de que mi hermano cayese al río y allí se quedase durante aquella fiesta de carnaval tan grotesca que a mi abuela se le ocurrió preparar. Adoraba hacer el payaso así que llevaba un buen atuendo para la ocasión.

Suelo deshacerme de la carga excesiva en primavera pero con el tiempo me he dado cuenta de que cualquier momento es bueno. Acostumbro a empezar por los armarios. Reviso ropa que ya no me pongo porque pertenece a un cuerpo que ya no es y a una historia que ya pasó. Amontono los disfraces de felicidad infantil junto con los caramelos que se te pegaban en el paladar, los apilo al lado de los vestidos playeros llenos de bronceados efímeros y borracheras nocturnas. También con las camisas manchadas de besos fugaces o los abrigos pasados de modas forrados de promesas eternas. A veces incluso hago expurgo en el joyero. Es difícil seleccionar entre tantas baratijas y abalorios. Los primeros en salir son los más brillantes y grandes. Casi siempre vienen enganchados con una tarde de compras compulsivas y solitarias, de las que sirven para enjuagar lágrimas. Por último me doy un baño relajante. Lleno la tina, abro mi bote de pompas de jabón mágico, donde guardo mis recuerdos especiales, y aspiro su aroma. Nunca me atreví a llegar tan lejos en mi limpieza pero hoy los vacío todos para que impregnen mi piel por última vez. Todos menos uno.

Contribución para Los viernes creativos https://elbicnaranja.wordpress.com/2017/07/28/viernes-creativo-escribe-una-historia-197