Cuando fuimos Bonnie and Clyde

No atracábamos gasolineras ni asaltábamos bancos. Pero fundíamos nuestros cuerpos cada noche después de bebernos todos los bares de la ciudad. Deambulábamos de un garito a otro con ese aire a lo James Dean, de delincuentes atormentados pero tan atractivos. Cuando se acababa el dinero, a veces dejabas que los borrachos te posaran las manos … Sigue leyendo Cuando fuimos Bonnie and Clyde

El andén de los besos perdidos

La ciudad estaba llena de gente. A cualquier hora cualquier día. Gente que se besaba, que iba y venía. Gente con prisa, que llegaba tarde. Siempre llegaba tarde. Tarde al trabajo, tarde al colegio, tarde a la facultad, tarde a una cita. Tarde. Los andenes de cada estación de metro estaban llenos de apresurados que … Sigue leyendo El andén de los besos perdidos

Circenses

Definitivamente la mejor manera de canalizar mi vocación de trapecista frustrado era colgarme de ti. Cada mañana en la oficina pirueteo asido a tus pestañas mientras hablamos de informes. Me doy impulso en el rojo de tus labios para saltar de una palabra a otra. Cuando no miras pruebo a hacer cabriolas de tu pecho a tus cintura. Ayer, al salir del trabajo, viendo el contoneo sinuoso de tus … Sigue leyendo Circenses

Terremotos

Temblamos de excitación con sólo sentirnos cerca aquel día. Tú esperabas en el zaguán a que mi madre te diera agua para los braceros. El calor era insoportable. Sabías que yo estaba en la cocina, alerta, sudorosa, apenas tapada con un vestido fino mi curiosidad. Todo pasó muy rápido. Los perros ladraron frenéticos, las vacas … Sigue leyendo Terremotos

Shhh

Su infancia estuvo plagada de oscuros secretos familiares. Cuando consiguió marcharse lo primero que buscó fue una casa sin cortinas. Microrrelato seleccionado entre los finalistas para el concurso semanal Cuenta 140.