La maldición del Fénix

  Vuelve a pedirme que le empuje al precipicio. Sabe tan bien como yo, que será en vano, porque cuando llegue abajo, permanecerá inmóvil un rato. Luego, cuando se canse de esperar y se dé cuenta de que no ha servido de nada, se levantará. Al terminar de sacudirse el polvo ya se habrá olvidado … Sigue leyendo La maldición del Fénix

Anuncios