La quietud

Algunas mañanas las rosas se levantan engalanadas con un traje de rocío. Cuánta belleza condensada en un pétalo. El ruido del mundo enmudece entre ese frágil terciopelo. Se adormece la rabia, el miedo huye y la quietud ya olvidada vuelve por un instante eterno.

4 comentarios en “La quietud

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s