Simulacro

Cuelgan los adornos de navidad de las ramas ajadas de los árboles de plástico como un mal simulacro de la felicidad ausente.

Redondas, suaves, brillantes, livianas esferas sin las aristas que acechan tras las esquinas de los días corrientes.

Pero las luces apagadas de guirnaldas tendidas en los balcones como esqueletos de sueños abandonados al viento helador de las madrugadas anuncian ya las prisas y las mentiras.

Y la ciudad afila sus dientes.

4 comentarios en “Simulacro

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s