El rayo verde

Y sin embargo hay un rayo verde que brota del sucio asfalto por el que transitamos ajenos a la vida real.
Basta el pretexto de una suave llovizna invernal para abrirse paso en la piel áspera de la ciudad.
Es como una cicatriz de la que mana la sangre mansa de una madre que llora en silencio la agonía de sus torpes hijos.
Un dolor sordo que nunca trae paz.

2 comentarios en “El rayo verde

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s