En un puebluco

Al doblar una esquina
mi mirada tropezó
con una calle recoleta
que hacía una ligera cuesta
al pie de un viejo molino.
No pude sujetarla.
Se me resbaló rodando por el empedrado
y fue a parar al río.
Allí se quedó mi mirada
toda mojada
resbalando juguetona entre el verdín y el limo.
Quise sacarla del agua
pero no hubo manera.
Que quería oír el trino suave
del líquido al saltar,
me decía.
Que quería quedarse
allí dormida.

#poesía #niundíasinpoesía

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s