Naufragio interior

Que vengan por fin a rescatarte

aquellos abrazos  que ya no te daban calor.

Esos labios hermosos,

y duros y cortantes.

Si eso es lo que quieres, sea.

Solo así sobreviviremos.

Nosotros hicimos lo que pudimos.

Nos tragamos la pena envuelta en helados de chocolate

frente al televisor.

Devoramos hamburguesas sangrientas

para cubrir los cadáveres de las mariposas

que dejaron de revolotear

de puro muertas.

Enterramos las imágenes de momentos felices

y pusimos encima de la pila

los peores recuerdos.

Pero los ojos no colaboran,

la inundación es incontrolable.

A los pulmones no les llega el aire

y no hay alimento que llene el hueco

que horadó la desilusión.

Y tú, mírate.

Tú apenas lates desacompasado,

mientras te ahogas sin remedio en este océano de lágrimas.

Tienes que nadar.

Nadar sin ropa.

Porque si tú te hundes,

corazón,

nos hundimos todos contigo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s