No mengis tan ràpid

51016096_10216642874396667_6948352697959448576_n

Fotografía de Evgeny Mokhorev.

Termina la función muerto de hambre, como siempre. Antes de que terminen los aplausos se escabulle rápidamente a su camerino y saca la butifarra del calzón. En apenas dos minutos la ha engullido a grandes mordiscos. Está aún caliente de haber estado en contacto con su cuerpo pero ya hace tiempo que superó el asco. Al principio, no le hizo ninguna gracia esa idea absurda del Pepe, o el  “director de pista”, como le gusta que le llamen al muy imbécil. Que, sí Bernardo, le decía con ese acento manchego cerrado, hazme caso, hombre.  Que sé yo que hay espectáculos para mujeres que salen tíos en pelotas. Que andan muy salidas ahora las tías. Y es el único público que podemos retener: los niños pasan de payasos, todos atontaos con los puñeteros móviles ésos y el yutú o como pollas se llame; y a los padres, las trapecistas ya nos les provocan tanto. Si das a un botón y tienes doscientas pelis pornos en cualquier momento y sin moverte del sillón. El circo ya no es lo que era, Bernardo, se nos va a pique el chiringuito. Somos muertos vivientes tú y yo y los pocos que quedamos. Se nos ha pasado la fecha de caducidad ya, pero ¡ea! hay que comer todos los días, concluye pragmático.

Mira, yo ya no sé qué hacer desde que se nos murió la Peque en los puros huesos la pobre, que más que una trompa parece que tenía una pajita de esas que usan los críos para beber. Y eso que ha sido un milagro que durara tanto y que no nos la quitaran ahora con toda esa película de los animalistas, dice mientras aspira una calada ansiosa al pitillo que sujeta entre los dedos amarillos, ásperos, regordetes. Ya sabes que los tigres los he tenido que dejar,  demasiada hambre pasaban  y demasiado cerca de ellos pasábamos nosotros todos los días. Mira, eres el más joven de todos, por así decirlo, y estás en buena forma todavía,  solo necesitas un poco de “maquillaje”. Así que tú a callar, no seas tiquis-miquis, ¡coño! y déjate admirar. ¿Qué te crees tú, que todo lo que sale en las películas es verdad? Pues eso, nosotros somos espectáculo también.

Bernardo lo pensó un rato, tampoco mucho la verdad. Nunca fue de pensar nada demasiado. Entonces se tragó su orgullo viril y aceptó la ayudita para que su pequeñín luciera en todo su esplendor, pero en un circo donde escasea de todo, la  viagra se acabó pronto. Así que, como las ventas iban viento en popa,  la única condición que puso es que le compraran una butifarra dolça bien hermosa que ya se encargaría él de lucirla. Ahora, en cuanto se encuentra en la protección del camerino, se encierra  y la degusta  hasta las lágrimas recordando su infancia allá en el Ampurdán. Y es que con los años se ha vuelto cada vez más sensiblero. Mientras mastica, casi le parece ver a la àvia en la cocina del pueblo regañándole: “nen, no mengis tan ràpid que et vas a ennuegar!”

 

Colaboración para El bic naranja: Los viernes creativos https://elbicnaranja.wordpress.com/2019/02/01/viernes-creativo-escribe-una-historia-266/?fbclid=IwAR2tt5I4nxr3mYQcYYdCg6zsJOTT3SJBTNXBFFS–P_qj3wv5BlTxnl-dL0

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s