La maldición del Fénix

precipicio

Imagen tomada de Internet

 

Vuelve a pedirme que le empuje al precipicio. Sabe tan bien como yo, que será en vano, porque cuando llegue abajo, permanecerá inmóvil un rato. Luego, cuando se canse de esperar y se dé cuenta de que no ha servido de nada, se levantará. Al terminar de sacudirse el polvo ya se habrá olvidado de todo. Subirá por la ladera sonriendo, como nuevo, disfrutando del sol y la brisa, y al llegar a la cima, su cara ya estará llena de lágrimas y el cielo ennegrecido. Ya sabré lo que va a pedirme y él ya sabrá que, pese a todo, no puedo negarme.

Anuncios

2 comentarios en “La maldición del Fénix

  1. Debe de ser horrible tener que repetir una y otra vez la misma secuencia, revivir constantemente una situación que no es precisamente feliz. Una cosa es resurgir de tus propias cenizas y otra desear morir cada día para renacer hasta el infinito.
    Un microrrelato tremendamente original.
    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s